Los versos de Pandora

Descubre el poder del nombre de Dios

9. El cuento de Pandora.

Pandora no era ese monstruo deforme, rechazado por la sociedad, y huérfana de padre. Sin embargo, dentro de aquello, estaba encerrada ella. Maldijo de nuevo a los dioses por su regalo. Lo que le sucedía era culpa de aquella caja endemoniada. Recordó que la caja se había quedado abierta. Decidió volver a su casa. Pensó que, si cerraba la caja, y pedía perdón, quizá solucionaría su desgracia. Pero las cosas no serían tan fáciles. Una columna de humo se anunciaba en la lejanía, según se iba aproximando a su casa.